En la programación de esta tercera edición de la Semana de Custodia en las Mariñas Coruñesas y Tierras de Mandeo (algunos días coincidieron con la II Semana Europea de Custodia del Territorio), se buscó dar a conocer al público cuáles son los hábitats y las especies amenazadas presentes en nuestra comarca que precisan de mayor atención. Un segundo objetivo era detallar las posibilidades de que a través de la custodia del territorio podamos favorecer su conservación. Para ello nada mejor que un panel de destacados especialistas que transmitieron su pasión por la naturaleza.

Día 27 — Eco-regata en la ría de Betanzos

La tarde de este sábado fue dedicada al voluntariado ambiental en la marisma de la ría de Betanzos. En esta competición lúdica no se luchaba por ser el más veloz, si no que se trataba de que las embarcaciones, apoyadas en tierra por sus equipos de voluntarios, se afanaran por ver cuál era la que más basura recogía y la que encontraba el residuo más singular. Se llenaron de basura los 200 sacos que compráramos, a lo que hay que sumar dos neveras, un congelador, un televisor, una rueda de camión y una zodiac abandonada llena de residuos. Al final, los ganadores compartieron con el resto de los participantes las empanadas que constituían los premios, merecido final festivo para el trabajo de los 33 participantes.

Muchos de los residuos aparentaban tenerse asentado entre el junco hace décadas. Algunos plásticos estaban tan degradados que rompían al tocarlos; los enterrados en la vegetación solamente eran detectados por el ruido que hacían cuando se pisaban. La superficie que se limpió es solamente una pequeña fracción de la extensión total del juncal, estableciendo un nuevo reto para próximas ocasiones.

La cantidad de basura acumulada en el juncal era tan grande que los sacos se llenaban rápidamente y las lanchas tuvieron que hacer varios viajes. La participación de las cinco embarcaciones fue crucial para el éxito, pues sacar la basura por tierra daría mucho trabajo. La Asociación Amigos dos Ríos de Betanzos fue clave en la organización. Los voluntarios llenaron de residuos una zodiac arruinada y abandonada en el juncal. Costó botarla al agua para poder llevarla a remolque.

Los jóvenes senegaleses Amadou e Ibrahim demostraron estar más comprometidos con la conservación de nuestra naturaleza que muchos vecinos. Fueron los primeros en todos los trabajos, metiéndose en el agua para pasar por la proa de la zodiac un cabo con que remolcarla.

A pesar de que el bote del equipo de paño verde iba a remos, fueron los ganadores de la eco-regata. Ésta fue una de las dos embarcaciones de la Asociación Ría do Pedrido que participó en la eco-regata.

Miembros de la Asociación Lar de Unta se encargaron del desembarco de la basura y tuvieron preparado a tiempo el puesto de avituallamiento para celebrar la finalización de la eco-regata. La limpieza finalizó con la marea llena, cuando se agotaron los sacos y el agua ya comenzaba a inundar el juncal.

Durante la eco-regata, los niños disfrutaron de las actividades infantiles organizadas por Casa Castillo Betanzos en el muelle, rematadas con una vuelta en barco. El jurado infantil escogió como ganadores aquellos que trajeron los residuos más singulares. Otorgaron el primer premio al equipo de paño verde, que presentó un televisor. Aunque los premios ?tres empanadas? eran simbólicos, los ganadores los celebraron y los compartieron con gusto con el resto de los participantes.

Fueron muchos los que echaron una mano: Protección Civil patrulló por si fuera necesario actuar ante un accidente y ayudaron con su todoterreno a subir a tierra la zodiac y la rueda de camión; Vicente de la Fuente proporcionó agua y electricidad, y Tin un contenedor.

La montaña de sacos de basura demuestra la necesidad de actuaciones periódicas de limpieza en el juncal, para lo que es imprescindible la colaboración de voluntarios y entidades tan comprometidas con la conservación de la naturaleza como los que participaron en esta edición.

Fundación Fragas do Mandeo

 

Comments are closed.